logo obispo ctissera05Queremos hacerles llegar los mensajes del Pbro. Eduardo de la Serna, del Pbro. Francesco Ballarini y del Provincial de los Misioneros de los SS. Corazones, el Pbro. Daniel Echeverria a nuestro Padre Obispo Carlos José Tissera y, a través de él, a toda la Diócesis de Quilmes.

18 de septiembre de 2016

Querido Cacho:

La diócesis cumple 40 años. ¡Nada más! ¡Nada menos!

No es cualquier número en la Biblia el 40: es número de encuentro, de vida, de presencia de Dios en la debilidad del desierto o la fortaleza de la confianza.
Casualmente hoy, en la Facultad estamos en un Congreso Internacional de Teología hablando sobre los aportes del Papa Francisco a la Teologia y yo hoy mismo hablaré de la “Teología del Pueblo” y cómo Francisco nos ha devuelto la categoría “Pueblo de Dios”, tan bíblica y tan nuestra.
Creo que los grandes ejes de la Diócesis con que el querido Padre Jorge nos marcó tienen la imagen del “Pueblo de Dios” en su corazón. Porque los pobres son el corazón de ese pueblo, el ecumenismo es buscar la unidad de ese Pueblo de Dios, los derechos humanos son el grito en común con aquellos hermanos, miembros del mismo pueblo que han (y siguen siendo) abusados o violados en su dignidad, y la misión permanente es la búsqueda que ese pueblo de Dios sea el hogar fraterno de todas y todos.
Te agradezco cuanto haces para que esos ejes, la memoria de Jorge y el bienestar de ese pueblo y su fe estén en nuestro corazón pastoral.
Y quiero pedir a Jesús por todos los habitantes de nuestra querida diócesis, para que en estos tiempos difíciles nos encuentren caminando a su lado, haciendo nuestra sus causas y sosteniendo su fe. Y por todos y todas los que de una u otra manera buscan que Dios reine en la fraternidad, la justicia y la paz.

Un fuerte abrazo
Eduardo


 

Verona, 16 septiembre 2016

Querido padre obispo Carlos:

Hace días que siento la necesidad interior de escribirte algunas líneas por lo que esta viviendo en este tiempo la diócesis de Quilmes: 40 años de su creación.
En estos días, y también meses, me vino a la mente todo lo que he vivido en los 25 años de mi vida sacerdotal que estuve en esta bella y queridísima iglesia particular.

Ante que todo quiero agradecer a Dios por haberme conducido en este lugar de la gran periferia de Buenos Aires: me siento como un hijo super bendecido por el Padre Dios por haberme llevado en esta tierra que ya no siento tierra extranjera sino mas bien mi tierra si bien ahora vivo lejos de allí.  

En estos días van como emergiendo desde un profundo y límpido mar de recuerdos, rostros muy concretos, trasparentes y luminosos de hombres, mujeres, niños, jóvenes y ancianos con los cuales, en todos esos años, hemos ido tejiendo lazos de amistad, de fraternidad, de proximidad que, día a día, de una manera misteriosa pero real, --- ni yo mismo logro a entender el porque ---  ni el tiempo, ni la distancia logran a disolver…y me pregunto: no será eso un anticipo de la eternidad?
Pero si alguien , día a día me acompaña y que me ha marcado profundamente en el corazón y en el alma es el padre obispo Jorge Novak.

Desde el primer momento que lo conocí se estableció con él una relación única, de alma a alma: para mi el padre obispo Jorge ha sido un amigo, un hermano, un padre, un maestro. Dios me dio la gracia de acompañarlo hasta en su última semana de vida: nunca olvidaré una de su últimas noches que pasé con él en la clínica Modelo….tuve la sensación que ya cielo y tierra estaban unidos. Siento que ahora tengo un amigo santo en el cielo y que día a día me, y nos, acompaña.

Mas pasan los años y mas nos vamos dando cuenta de lo que el padre obispo Jorge ha sido para Quilmes, para la Argentina y para la Iglesia y la humanidad toda. Como cuando uno esta cerca de una alta montaña no se da cuenta de su altura pero mano a mano uno se aleja jamás hubiera imaginado que la montaña era tan alta.
Así con el padre obispo Jorge: mano a mano que van pasando los años, todos nos damos cuenta de su estatura humana y espiritual.

Muchos podrán narrar lo que fue el padre obispo Jorge. Yo tengo, cada día, bien grabada en mi alma su mirada: una mirada de niño y de padre, una mirada de ternura y de comprensión, una mirada de compasión y de misericordia para con uno y con todos.
Estamos celebrando el Año jubilar de la Misericordia pero puedo decir con certeza que todos estos años, compartiendo mi vida con el padre obispo Jorge, para mi han sido años de tocar con mano la misericordia: el padre obispo Jorge era la misericordia hecha carne, hecha vida en él.

Querido padre Carlos agradezco a Dios por tu servicio, tu cercanía y tu entrega en esta tierra bendita de Quilmes, Florencio Varela y Berazategui.
Todos los días, junto con esta hermosa familia diocesana de Quilmes, te tengo presente en la Eucaristía  y estaré presente, en Jesús Eucaristía, con todos ustedes el próximo lunes 19 de septiembre 2016.

Un abrazo fuerte, fuerte.
Francesco



19 de septiembre de 2016

Querido hermano:

Te saludo desde la República Dominicana donde me encuentro con el Visitador General.
En tu  persona saludo a toda esa querida Diócesis quilmeña al cumplirse los 40 años de su fundación y caminata misionera. Que el P. Jorge los siga acompañando con su intercesión y con el testimonio de una vida entregada en favor de los pobres.
Rezo por vos y te encomiendo a los Sagrados Corazones.
Rezo por los frutos de la misión de los Obispos.

Con afecto.
Daniel