Radio Novak en VIVO

logo obispo ctissera05Queremos acercarles el mensaje La “amistad social” y la política de derechos humanos del Departamento de Justicia y Paz, dependiente de la Vicaría de Solidaridad de nuestra diócesis, en el marco de una nueva conmemoración del Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia que celebraremos mañana 24 de marzo.

 
La “amistad social” y la política de derechos humanos

 Asistimos a un nuevo “24 de Marzo”. Y lo hacemos en unidad con todas las organizaciones que luchan en la Patria por la Memoria, la Verdad y la Justicia. Nos unimos a todos los habitantes de este país que siguen soñando otro mundo posible donde reinen la Justicia y la Paz, un mundo donde sea efectiva “la amistad social” que predica el Papa Francisco de manera incansable.
Creemos que para esta amistad colaboran algunos hechos que celebramos en nuestra Diócesis de Quilmes:
 
- El trabajo que venimos realizando con el programa ATAJO, dependiente de la Procuración General de la Nación, que permite el acceso a la justicia a los hermanos más pobres y de aquellos que están en situación de vulnerabilidad. El “Atajo móvil” va llegando a parroquias, capillas y barrios de los tres partidos (Florencio Varela, Quilmes y Berazategui) para responder a las demandas en cada territorio.
 
La Casa de Justicia y Paz “Padre Obispo Jorge Novak” en la Parroquia Nuestra Señora de las Lágrimas (San Francisco Solano) que atiende situaciones de violencia de género, problemas de niñez y adolescencia, y violencia institucional. Una iniciativa que llevamos adelante en conjunto con el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, la Defensoría de Casación de la provincia de Buenos Aires y la Municipalidad de Quilmes.
 
Pero también expresamos nuestra preocupación por hechos que no ayudan a la paz social cuando miramos la Patria...
 
La detención de la dirigente social Milagro Sala no colabora con esa “amistad social”. El largo tiempo en que permanece en la cárcel de Alto Comedero sin sentencia firme, pese a los reclamos de tantos organismos nacionales e internacionales que subrayan la indebida detención de esta líder indígena, nos lleva a pensar que, en pleno Estado de derecho, nos encontramos ante una verdadera contradicción y un escándalo.
 
- Junto a la continuidad de los juicios, vemos con mucha inquietud el desmantelamiento de numerosas políticas públicas consolidadas en torno a los crímenes de lesa humanidad ocurridos en la última dictadura cívico-militar, así como la falta de proactividad estatal en el proceso de justicia por estos delitos.
 
Los intentos de vaciar de sentido, y de manera provocadora, ciertos símbolos de la lucha por los Derechos Humanos en la Argentina. Se ha intentado –sin éxito– relativizar esta fecha convirtiéndola en “feriado móvil”; se ha puesto en duda el número de “los 30.000” desaparecidos; se insiste en reimplantar la “teoría de los dos demonios”; se han querido ocultar los pañuelos de las Madres pintados en la Plaza de Mayo.
 
- El rebrote de la violencia institucional en las últimas manifestaciones masivas y la tentación de criminalizar la protesta social no suman tampoco a la expresión oficial de “unir a los argentinos”.
 
- La Corte Suprema de Justicia de la Nación ha determinado, el pasado mes de febrero, que la Corte Interamericana de Derechos Humanos no puede revocar sentencias del máximo tribunal argentino. ¿No hemos dado un paso atrás en las garantías que nuestro país ha sabido ofrecer en este tema tan sensible a nuestra convivencia social?
 
El retroceso en el control del poder civil sobre las fuerzas armadas. Es coincidente, en este punto, la preocupación de todos los organismos de Derechos Humanos. ¿No habíamos aprendido, después del horror de la dictadura, que para nuestra amistad social las fuerzas armadas deben estar sometidas estrictamente al poder civil?
 
Creemos que aún resta mucho por hacer para que “la amistad social” sea una realidad concreta en la vida de la gente de nuestros barrios. Por eso, seguimos creyendo en Jesucristo como Señor de la historia, y le imploramos con fe: “Danos la valentía de la libertad de los hijos de Dios para amar a todos sin excluir a nadie, privilegiando a los pobres y perdonando a los que nos ofenden, aborreciendo el odio y construyendo la paz.”
 

Departamento Justicia y Paz
Vicaría de Solidaridad
Diócesis de Quilmes 

Quilmes, 24 de marzo de 2017