Logo JURECQCompartimos el comunicado de la Junta Regional de Educación Católica del Obispado de Quilmes, en relación a la situación que por estos días preocupó a la comunidad educatiba del Colegio Nuestra Señora de Ranelagh.

 

Ranelagh, 5 de octubre de 2017

Como Junta Regional de Educación Católica de la Diócesis de Quilmes (JUREC) queremos informar a la comunidad sobre una preocupación que han manifestado en estos días algunos padres del nivel primario del Colegio Nuestra Señora de la ciudad de Ranelagh, partido de Berazategui, sobre presuntos actos inmorales de un grupo de niños de 6° grado.

Ni bien fue conocida la situación por parte de los directivos del colegio, en seguida se informó a los inspectores de la Dirección Provincial de Educación de Gestión Privada (DIPREGEP) y se comenzó a atender a las diversas inquietudes de los padres, quienes se acercaron a este establecimiento con profunda intranquilidad. Al día siguiente (es decir, el miércoles 4 de octubre), tanto los directivos escolares como los representantes legales y los responsables de la JUREC, atendieron todas las dudas que plantearon los padres sobre la situación, no solo para informarlos sino también para serenarlos.

Emitimos este comunicado para despreocupar a las familias del Colegio Nuestra Señora, porque sus hijos están en manos de educadores plenamente comprometidos con su vocación; y para que la sociedad en su conjunto conozca de primera mano el trabajo que se hizo en esta histórica institución católica que todos los días brinda respuestas que brotan de la firme vocación de servicio a quienes se acercan, tal como nos lo enseña el Evangelio de Jesucristo.

El Obispado de Quilmes, como propietario de esta –y otros establecimientos educativos en los partidos de Berazategui, Florencio Varela y Quilmes–, siempre se opondrá a cualquier acción, expresión o idea que ponga en riesgo la integridad de las personas, especialmente de los niños y jóvenes. Su misión evangelizadora y educadora que realiza a través de sus instituciones educativas en todos sus niveles sigue siendo el faro que guía esta desafiante y hermosa tarea de acompañar el crecimiento de los más pequeños.

Como Iglesia, siempre apostamos (y lo seguiremos haciendo) por la educación, porque somos conscientes de que es necesario seguir fomentándola. Sin ella sabemos que será muy difícil que entre todos podamos construir una sociedad que piense más en los otros.
 

Junta Regional de Educación Católica
Obispado de Quilmes