santasede01Compartimo una carta del nuncio apostólico Emil P. Tscherrig quien deja su servicio en nuestro país para asumir la nueva misión encomendada por el Papa Francisco en la nunciatura de Italia y San Marino

 

Buenos Aires, 29 de noviembre de 2017

Eminencia,
Hermano Obispo:

Al acercarse mi despedida de la Argentina quiero reiterar mi agradecimiento a Usted por su colaboración y cercanía que he experimentado durante casi seis años de mi permanencia entre Ustedes. 

Considero este periodo de mi vida una gracia particular del Señor a quien nunca podré expresar adecuadamente mi gratitud por tanta bondad.

Le deseo de corazón la Paz del Buen Pastor y, por intercesión del Santo Cura Brochero, de las Beatas Crescencia, Mama Antula y Catalina, el don de la fidelidad al Maestro que nos pide salir y anunciar la alegría del Evangelio “en todos los lugares, en todas las ocasiones, sin demoras, sin asco y sin miedo” (EG, 23).

Me voy con una “mochila” de recuerdos hacia mi nuevo destino y con la certeza que el Señor nos mantendrá unidos en la oración y misión.  

Aprovechando el privilegio del Nuncio, imparto a Usted, a los sacerdotes, diáconos, consagrados y a los fieles todos de su rebaño, la Bendición Apostólica del Santo Padre Francisco, y lo invito a rezar por Él.

Con profunda gratitud me despido de Usted con un cordial abrazo fraterno.


+Emil P. Tscherrig
Nunzio Apostólico