QuilmesAbresusPuertasEn la tarde del jueves 04 de julio, por pedido de los obispos Carlos José Tissera y Marcelo (Maxi) Magni,

Se reunieron el presbítero Oscar Marchessi, párroco de la Iglesia Catedral de Quilmes, los presbíteros Guillermo Feldmann y Martín Pedraglio, párroco y vicario de Sagrada Familia de Berazategui, junto con el seminarista de esa parroquia Guillermo López, el presbítero Carlos Vázquez, párroco de San Juan Bautista de Florencio Varela, David Benítez, director de Cáritas Quilmes, y el presbítero Juan José Vassallo, Vicario de Solidaridad, para dar respuestas a la problemática de las personas en situación de calle durante esta ola de temperaturas bajas.

Los participantes de la reunión expresaron:
- Que en las últimas horas en las redes había una fuerte demanda con relación a la situación de extrema vulnerabilidad que sufren las personas en situación de calle, en especial con la ola de frio polar que azota la región.
- Hay una fuerte sensibilidad por la muerte de una persona de la calle por hipotermia.
- Que hay acciones tendientes a paliar la situación pero insuficientes, y que la mayoría se centra en capital Federal, o solo brindan algo caliente y abrigo.
- Que hay un riesgo de que un hermano nuestro muera de hipotermia en las puertas de nuestras iglesias con el costo moral e institucional.

Frente a esta situación, y después de intercambiar ideas y propuestas, se decidió:
1.- La Diócesis de Quilmes, fiel a su historia de responder con premura a las situaciones donde la vida de los pobres se ve amenazada, abrirá las puertas de sus iglesias cabeceras de los 3 partidos: Iglesia catedral de Quilmes (Rivadavia 355, Quilmes Centro), Parroquia Sagrada Familia de Berazategui (Calle 148 Nº 1351, Berazategui) y Parroquia San Juan Bautista de Florencio Varela (25 de mayo 611, Florencio Varela), para la atención de las personas que se encuentran durmiendo en la calle.
2.- Será en el horario de 21 a 08 hs.
3.- Se dará algo caliente a los que vayan.
4.- No es una respuesta a la problemática de situación de calle que viven muchos de nuestros hermanos, ya que la diócesis no es el Estado, sino una respuesta evangélica frente a la vida amenazada por el frio: ¡Nadie puede morir de frío en nuestras calles!
5.- Cada iglesia cabecera organizará la gente y los servicios de cuidado, de seguridad y alimenticios.
6.- Todas las agrupaciones, organizaciones religiosas, movimientos, comunidades religiosas, comunidades parroquiales que se quieran sumar a ayudar desde lo logístico (colchones frazadas, comida, ropa) y desde lo humano (grupos que pasen la noche) tendrán que contactarse con los referentes de cada Iglesia cabecera (en la brevedad se socializarán los contactos telefónicos), quienes lo orientaran en como canalizar la ayuda. Mientras tanto pueden comunicarse con Cáritas Quilmes al (011) 4200-7684. (Importante: si se va a llevar a una persona, avisar con anterioridad).
7.- De ser necesario, se pedirá a la policía presencia en los lugares.
8.- Los sacerdotes que reciban en sus parroquias personas en situación de riesgo durmiendo en la calle y soliciten ayuda por el tema del frío, podrán contactar con el referente operativo de la Iglesia cabecera para informar que lo manda en un remis.
9.- El período de esta campaña de emergencia, en principio, es hasta el 31 de julio de 2019.
10.- Caritas Quilmes recibirá donaciones y gestionará ayudas frente a los municipios y gobierno provincial.
11.- En caso de que la demanda de lugar exceda la capacidad operativa de las iglesias cabeceras, se propondrá al municipio la colocación de una carpa en las plazas para albergar a la gente.