CleroQuilmesCovid19Los Obispos de Quilmes Carlos José Tissera y Marcelo (Maxi) Margni comparten con toda la diócesis las novedades de los estados de salud de los sacerdotes con Covid positivo o síntomas semejantes, que elaboró el Presbítero Leonardo Sala, Delegado Episcopal para el protocolo de intervención y traslado del presbiterio de la Diócesis Quilmes ante la pandemia de COVID-19, este lunes 03 de agosto:

“El presbítero Eduardo Brites Montovani continúa en una habitación común con buena evaluación general (en el Hospital Austral de Pilar). El equipo médico evalúa el alta para el día de mañana con aislamiento domiciliario.

El presbítero Edgardo Herrera continúa internado en el servicio de Terapia intensiva del Sanatorio San Camilo de la Ciudad de Buenos Aires. En el día de hoy fue confirmado -como se suponía- positivo a COVID-19. Continúa con insuficiencia respiratoria, pero sin requerir -por el momento- asistencia respiratoria mecánica (ARM).
Continúa con igual tratamiento: apoyo de oxígeno, antibioticoterapia y corticoides. En horas de la tarde fue transfundido con plasma de una persona recuperada para reforzar el tratamiento.

El presbítero Leonardo Sala se encuentran en su domicilio parroquial cumpliendo con el aislamiento obligatorio. No presenta síntomas.”

Por intercesión del Siervo de Dios Jorge Novak, los obispos de Quilmes invitan a rezar de manera especial por la salud de estos sacerdotes, y por todos los sacerdotes, diáconos, religiosos, religiosas de la diócesis, personas afectadas por el coronavirus, y por todo el personal de la salud.