Pedido de testimonios sobre Mons. Novak para que lo conozcan las generaciones venideras.

 

Mis queridos hermanos y hermanas en la Diócesis de Quilmes:

En este año se cumplen 10 años de la muerte de nuestro primer obispo Jorge Novak, quien condujo nuestra Iglesia particular durante casi 26 años. Durante este largo tiempo la ha recorrido incansablemente y fundado numerosas parroquias, capillas, colegios y casas de vida consagrada como asimismo hogares para niños, niñas y jóvenes que necesitan acompañamiento y amor. El primer sínodo de 1981 y múltiples congresos y asambleas han marcado el rumbo a las comunidades con sus responsables, en los años de graves conflictos políticos y sociales primero, y en la etapa de la democracia renaciente después, en los cuales nunca faltó la palabra orientadora de su pastor.

En el año 2002 se editó el libro “Padre Obispo Jorge Novak, amigo de los pobres, profeta de la esperanza” que es como una semblanza suya, compuesta por Cartas Pastorales, Homilías y Reflexiones propias del mismo obispo. En el año 2006 se publicó otro libro con el título “Jorge Novak, testigo y sembrador de esperanza”, con aportes de quienes han sido estrechos colaboradores suyos en la diócesis, en los ámbitos de los Derechos Humanos, del Ecumenismo, de la Pastoral de la Salud, de la Universidad, y de la congregación religiosa a la cual pertenecía. Contamos, sobre todo, con los numerosísimos escritos suyos en el archivo diocesano.

Pero con motivo del décimo aniversario de su fallecimiento, y antes de que sea demasiado tarde, quisiéramos reunir los testimonios de todas las personas que lo han conocido y que quisieran trasmitir los recuerdos que Jorge Novak ha dejado en su memoria. Las generaciones venideras, que no han tenido la oportunidad de ver y escucharlo, podrían recibir así el relato de los mayores, antes de que se desvanezca su experiencia valiosa en el olvido. Juan Pablo II, con motivo del Gran Jubileo, insistió que las Iglesias locales deben guardar la memoria de los que han sido Testigos de la Fe. En la medida de lo posible no deben perderse sus testimonios. “El mayor homenaje que todas las Iglesias tributarán a Cristo en el umbral del tercer milenio”, decía el papa, “será la demostración de la omnipotente presencia del Redentor mediante frutos de fe, esperanza y caridad en hombres y mujeres de tantas lenguas y razas, que han seguido a Cristo en las distintas formas de la vocación cristiana” (TMA 37).

Jorge Novak, sin duda ha sido un auténtico seguidor de Cristo. Les pido por eso, anímense a escribir de manera sencilla lo que él ha significado para ustedes. En la Misa del 10º Aniversario queremos ofrecer estos testimonios al Señor, en señal de nuestra gratitud y pidiéndole que siga dando a nuestra Diócesis de Quilmes pastores según su corazón.

Los bendigo con todo mi afecto de padre, hermano y amigo.


Luis T. Stöckler
Obispo de Quilmes

Esta carta se lea en todas las misas y celebraciones del domingo 5 de junio de 2011 y se repartan hojas en blanco con el encabezamiento “Mi Testimonio sobre el Padre Obispo Jorge Novak”, para entregarlas a la Comisión Diocesana hasta el 30 de junio.