Mensaje de bienvenida a la celebración en la que se consagró obispo al Pbro. Gustavo Zanchetta (19/08/2013)

Como Pastor diocesano de esta Iglesia que peregrina en Quilmes, doy la bienvenida a todas las hermanas y hermanos aquí presentes, procedentes de tantos lugares y, en particular, a los que llegan desde Salta, acompañados por quien durante estos años ha sido el Pastor diocesano de Nueva Orán, el quilmeño Padre Obispo Marcelo Colombo. También presiden tal comitiva las máximas autoridades civiles de la provincia, el Señor Gobernador Dr. Juan Manuel Urtubey, y el Vice Gobernador Sr. Miguel Andrés Costas Zottos.

Agradezco la presencia de los señores Intendentes de Quilmes y de Florencio Varela, y a las autoridades nacionales, provinciales y municipales que nos acompañan.

Una calurosa y cordial bienvenida al Sr. Nuncio Apostólico Mons. Emil Paul Tscherrig, que nos visita por primera vez. Es una gran alegría estar acompañados por el, que nos asegura la cercanía del muy querido Papa Francisco. Este pueblo, nuestro pueblo argentino está verdaderamente feliz con Francisco. Damos gracias a Dios por su ministerio en la sede de San Pedro en Roma.

A todos mis hermanos Arzobispos y Obispos, venidos de todas las latitudes del país, como así también a los sacerdotes, religiosas, religiosos y seminaristas, muchas gracias por estar hoy aquí. A todos los familiares y amigos del P. Gustavo, bienvenidos!

El Papa Francisco, en su solicitud por todas las Iglesias, ha designado para la sede de San Ramón de la Nueva Orán , a otro hermano miembro de nuestro Presbiterio, el P. Gustavo Zanchetta. Nos alegramos al sentirnos ahora doblemente hermanados a esa Iglesia salteña. Te agradezco Gustavo, en nombre de la comunidad diocesana y personalmente, tu servicio sacerdotal a la Diócesis de Quilmes durante más de veinte años. Aquí estamos para acompañarte de cerca en este día de gracia, muy particularmente tus queridos feligreses de la Parroquia San Francisco de Asís y de la Parroquia Nuestra Señora del Puente, de Berazategui.

Al Señor Arzobispo de Corrientes, querido hermano Andrés Stanovnik, muchas gracias por presidir esta Misa de Ordenación Episcopal; los años compartidos con Gustavo en la Casa de Formación de los Padres Capuchinos en La Cumbre (Cba.), hacen muy familiar esta Eucaristía.

Recientemente el Papa Francisco, en Río de Janeiro, nos habló muy claro a todos los latinoamericanos, y especialmente a los Obispos. Al referirse a algunas líneas del perfil del Obispo, señaló a las grandes figuras del episcopado latinoamericano. No cabe ninguna duda que uno de esos santos pastores fue nuestro primer y gran Pastor: el Padre Obispo Jorge Novak, amigo de Dios y de los pobres, misionero incansable, defensor de los derechos humanos y apóstol de la unidad de los cristianos. Esta Catedral cariñosamente custodia su tumba y desde el Cielo, él hoy se une a esta celebración.

Hermanas y hermanos: están en su casa.


+ Carlos José Tissera
Obispo de Quilmes