Saludo en el “Día del Sacerdote” (04/08/2013)

Querido hermano Sacerdote:

Recordando al Santo Cura de Ars, celebramos el día del sacerdote. Quiero saludarte cordialmente y agradecer tu vida al servicio de Dios y de su pueblo. Es mi deseo que te sientas en los brazos del Buen Pastor como su discípulo, como su oveja muy querida, pero a la vez compartiendo con Él la misión de apacentar el rebaño animado por su Espíritu de amor.

Este año tenemos el regalo de la beatificación del “Cura Brochero”, tan apreciado en nuestra diócesis de Quilmes. Quiero compartir con vos, a modo de regalo, un párrafo del mensaje que los obispos argentinos dirigimos a todos los sacerdotes en la última Asamblea de la CEA.

9. “Al tener noticia de su vida y recorrer los lugares brocherianos, no deja de sorprendernos la elocuencia evangélica de este simple hecho: Brochero llegó a configurarse con Jesucristo como cura párroco. En las condiciones ordinarias de la vida de un párroco de nuestra tierra encontró la fuente de su santificación: una parroquia extensa, la confesión, la Misa y la predicación, la visita a las familias y a los enfermos, la educación de las nuevas generaciones, el servicio a los pobres, el trabajo codo a codo con laicos, consagrados y otros presbíteros, etc. En lo cotidiano de su parroquia ha vivido la caridad pastoral como “concentración de cada instante y de cada gesto en torno a la opción fundamental y determinante de «dar la vida por la grey»” (PDV 23). Para Brochero, ser párroco y ser misionero ha constituido una misma realidad. Ha vivido sencillamente la esencial dimensión misionera del ministerio presbiteral. Este ardor apostólico nos interpela. Hoy, anhelamos para nuestra Iglesia una fuerte conmoción que nos desinstale y nos convierta en misioneros. “Necesitamos que cada comunidad cristiana se convierta en un poderoso centro de irradiación de la vida en Cristo” (DA 362). Inspirados por Brochero, y ante los complejos desafíos de hoy, los pastores de Argentina experimentamos ese impulso evangelizador que viene del Espíritu. Nos sentimos llamados a salir, como él lo hizo, a proclamar la gran esperanza que es Jesucristo, sobre todo, a los más alejados.”

Hermano, deseo que pases un FELIZ DÍA DEL SACERDOTE, junto a tu Comunidad. Ojalá que cada día crezcamos en fraternidad presbiteral, anunciando a los hermanos, con gestos y palabras, el amor del Padre Dios.

La Virgen María , la “Purísima ”, te cuide con ternura maternal.

Con afecto te saludo y abrazo en el Señor Jesús


+ Carlos José Tissera
Obispo de Quilmes