Mensaje sobre el Día del Periodista (07/06/2013)

Queridos periodistas y comunicadores:

En el “Día del Periodista” deseo expresarles mi saludo agradecido por la misión que desempeñan en nuestra sociedad y por el inestimable servicio que prestan también a nuestra Iglesia diocesana de Quilmes.

Pienso que la tarea de ustedes no es sólo un trabajo entre tantos, sino que es un servicio que nace de una verdadera vocación. Semejante a la misión de un maestro, la persona que se dedica a la comunicación es alguien que busca la verdad y ayuda a que sus semejantes puedan acceder a ella. Es una persona que crea puentes y no murallas; que enciende luces y no crea oscuridades; alerta frente a los peligros y ayuda a evitar los males.

En una oportunidad, Mons. Jorge Casaretto, hombre de mucho contacto con los medios, reflexionaba acerca de la misión de los comunicadores con estas palabras: ¿Qué significa ser un comunicador, un periodista? No se trata de un simple operario ni, mucho menos, de un mercenario que obedece a intereses de una persona, de un grupo empresarial o de quien ostente el poder político. El auténtico comunicador debe ser fundamentalmente una persona que, respondiendo a una vocación, decide ponerse al servicio de la verdad y del bien común. Es un intermediario entre lo que ocurre y los demás hombres, sus prójimos. Es una persona que no puede ignorar a quienes están al costado del camino, doloridos y lastimados. El verdadero comunicador es aquel que es capaz de advertir lo que otros no ven, que se detiene, que pregunta con respeto por la dignidad humana y que con una actitud constructiva y piadosa se convierte en voz de quienes no pueden hablar. Ser comunicador implica asumir una preocupación activa por la vida y el crecimiento del otro y de la sociedad de la que formamos parte. Es detener el propio andar para observar, para prestar atención, por sentirse responsable del otro a quien se respeta. Si, por el contrario, quienes desempeñan tareas en los medios cosifican al público, como simples consumidores, y a la información, como mercancía, crean desencuentros” (Mons. Casaretto, junio de 2006).

En este día les deseo a todos lo mejor. Que puedan desarrollar sus potencialidades y gocen del respeto y el reconocimiento de la sociedad a la que se brindan permanentemente. A todos los que conozco y a aquellos con quienes aún no he podido contactarme, a los creyentes y no creyentes: ¡FELIZ DÍA DEL PERIODISTA!

Muchas gracias por su trabajo y servicio a la Comunidad en los Partidos de Quilmes, Florencio Varela y Berazategui.

Fraternalmente los saluda


+ Carlos José Tissera
Obispo de Quilmes