(14/03/2013)

Hermanas y hermanos:

¡Tenemos Papa! Es argentino y, ahora, es del mundo entero. En la Sede de San Pedro, está el Obispo de Roma: FRANCISCO. Hasta ayer fue el Arzobispo de Buenos Aires, Cardenal Jorge Mario Bergoglio.

Tengo una gran alegría, que es la alegría del pueblo argentino, alegría del pueblo de Dios. También se une a esta alegría nuestro Padre Obispo emérito Luis Stöckler quien les envía un caluroso saludo y comparte estos sentimientos que nacen de la fe.

La Iglesia de Quilmes recuerda, como yo, su visita el sábado 17 de diciembre de 2011, cuando en su misión de Arzobispo Metropolitano de Buenos Aires vino para ponerme en posesión de esta porción del pueblo de Dios. Con la sencillez que lo caracteriza no quiso que ese día se dijese en público que era su cumpleaños número 75. El día que presentaba su renuncia al Papa a la sede de Buenos Aires por el límite de edad. Es un motivo de gran alegría para todos.

Su saludo de anoche a los ciudadanos de Roma y del mundo, nos compromete a rezar por él, para que el Espíritu Santo lo guíe en la Evangelización, que es la misión de todos. Hasta el hartazgo nos invitó siempre a ser discípulos misioneros de Jesús, con nuestros gestos y nuestras palabras. Constantemente nos ha dicho que debemos dejar de ser una iglesia autoreferenciada, “que se mira el pupo”, para salir a anunciar el Evangelio. O sea, que dejemos de lado nuestros mezquinos intereses que nos desgastan entre nosotros los cristianos, para salir a anunciar que Cristo vive.

Estamos de misión en la Diócesis. Qué regalo nos hace el Cielo, regalarnos un Papa que ha caminado por nuestras calles, que se codeó con la gente en el subte, en los colectivos, que estuvo en las plazas populares de la gran urbe, en medio de su pueblo, apoyando toda iniciativa a favor de los pobres, de los que sufren. Somos testigos de su austeridad, de su desprendimiento. No solo habló de los pobres; siempre estuvo de su parte.

Hermanas y hermanos, los invito a todos, mujeres y hombres de nuestro pueblo de Quilmes, Florencio Varela y Berazategui, a unirnos al Papa Francisco en el día del inicio de su ministerio pastoral como Obispo de Roma, sucesor de San Pedro, el martes 19 de marzo a las 19 hs., participando de la Misa que presidiré en la Catedral de Quilmes. Es la solemnidad de San José, patrono de la Iglesia universal, de quien es tan devoto nuestro nuevo Papa.

Todos los sacerdotes, diáconos, religiosas y religiosos están convocados a acompañarme. En esa celebración cinco seminaristas serán instituidos en el ministerio del Lectorado. Será un día de fiesta para todos. ¡Los espero!

La Inmaculada Madre, patrona nuestra, cuide al Papa Francisco y a cada uno de nosotros sus hijos.


+ Carlos José Tissera
Obispo de Quilmes