Febrero de 2013

Hermanas y hermanos:

En la fiesta de la Cátedra de San Pedro y finalizando el pontificado del Papa Benedicto XVI les escribo para invitarlos a unirnos en oración, dándole gracias a Dios por su ministerio en estos años en la Sede de Roma.

En este Año de la Fe, su ejemplo de humildad y grandeza de espíritu nos alienta en el seguimiento de Cristo Jesús. Sus enseñanzas tan claras y profundas nos ayudaron en nuestra misión evangelizadora, hundiendo nuestras raíces en el espíritu del Concilio Vaticano II. Su paternidad nos alentó en el servicio a la unidad de la Iglesia. En lo personal, doy gracias al Señor por haberme destinado a esta Iglesia particular de Quilmes. Unidos en la oración acompañesmolo en estos momentos trascendentales de su vida y de la Iglesia toda.

A la vez los invito a rezar en nuestras comunidades, en las familias y particularmente por quien sea elegido en los próximos días como sucesor en la Sede de San Pedro.

Les envío una oración compuesta para esta ocasión para que nos una como Iglesia diocesana en estos momentos.

Que el tiempo cuaresmal, tiempo de misión en nuestra Diócesis, nos ayude a convertirnos y “Fijar nuestros ojos en Jesús”.

De la mano de María Madre de la Iglesia , los abrazo y los bendigo.


+ Carlos José Tissera
Obispo de Quilmes

 

Oración por la elección del nuevo Papa

Dios, Padre y Pastor nuestro,
en todo tiempo proteges y guías a tu Iglesia.
Como los apóstoles en espera de Pentecostés,
reunidos con María, la Madre de Jesús y Madre nuestra,
también nosotros te pedimos:
Reanima a tu pueblo con la fuerza de tu Espíritu
y colma con los dones de sabiduría y entendimiento,
de escucha humilde y discernimiento
a quienes tienen la responsabilidad de elegir al
nuevo obispo de Roma, sucesor de Pedro.
Alegra a tu Iglesia dándole un pastor según tu corazón,
que sea testigo de la buena noticia de tu Hijo,
animador de nuestra comunión en la fe y en el amor,
y servidor de esperanza entre los hombres y las mujeres de hoy,
especialmente los más pobres y quienes sufren.
Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

María, Madre de la Iglesia, - ruega por nosotros.

San Pedro y San Pablo, - rueguen por nosotros.