LOGO

 

 

 

 

 

 

Circular Nº 7/2015

ACENTUACIONES PASTORALES – AÑO 2015

                               Como cada año, luego de la celebración de la Pascua, les brindo las acentuaciones pastorales para el año en curso. Antes de enunciarlas, me parece conveniente hacer notar que, si bien se presentan las nuevas acentuaciones pastorales, esto no quiere decir que las anteriores, y especialmente las del año pasado, se deban dejar de lado. Entiendo que la pastoral no es un cumplimiento de normas o consignas, sino que es el acompañamiento de la vida de toda la comunidad educativa, desde la Palabra viva del Evangelio, animados por el Espíritu Santo.

                               1. “RENOVAR LA MIRADA”. Este es el lema que acompaña la vida de nuestra diócesis de Quilmes en este año del trienio celebratorio de sus 40 años. Se nos invita a una CONVERSIÓN PASTORAL, sin dejar de lado la conversión personal cotidiana. Al hablar de conversión, en lenguaje cristiano, lo primero es la conversión a Jesús. Su persona es el centro de nuestra vida creyente. La alegría del Evangelio es el anuncio de la persona de Jesucristo. Renovar la mirada significa volver a ver desde la fe. No sólo el tiempo de cuaresma es propicio para la conversión. El llamado a la renovación espiritual es constante. Jesús nos ofrece vida, y vida en abundancia. En nuestros colegios esta conversión deberá concretarse no sólo en lo individual, sino también en lo institucional. La vida de la escuela y la vida de cada uno de sus miembros van de la mano. También los signos exteriores de la vida institucional ayudan a la vivencia de alumnos y docentes.

                               Renovar la mirada en este año preparatorio a los 40 años de la diócesis puede expresarse en esta primera acentuación: RELEER, REVISAR Y ACTUALIZAR EL IDEARIO de la Institución educativa. Cada colegio verá la forma más concreta, creativa y efectiva de hacerlo. Cuanto más claro tenemos el Ideario, toda la comunidad educativa se renueva y crece en identidad. La Representación Legal, junto a los Directivos, Coordinadores de formación religiosa, Docentes, en este tiempo deberían realizar esta propuesta. Se buscará la manera que sea más práctica para que los alumnos y sus familias conozcan este instrumento que hace a la identidad del colegio. Desde la JURECQ se irá trabajando sobre la elaboración del IDEARIO EDUCATIVO DE LA DIÓCESIS DE QUILMES, para tenerlo concluido en el año 2016. Será un conjunto de principios y valores que deben orientar la actividad y la vida de las instituciones y comunidades educativas católicas de la diócesis en su servicio a la sociedad.

                               2. LA INTEGRACIÓN DE LA FAMILIA Y LA ESCUELA. Una de las acentuaciones del año pasado versaba sobre la familia. La iglesia universal ha vivido un Sínodo Extraordinario sobre la Familia. Este año, en octubre, se realizará el Sínodo de los Obispos en la XIV Asamblea General Ordinaria. El tema: “La vocación y la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo”. Por ello propongo que sigamos trabajando, como el año pasado, la segunda acentuación:  FORTALECER LOS VÍNCULOS ENTRE LA FAMILIA Y LA ESCUELA.

 

El documento preparatorio del Sínodo dice: “La Iglesia desempeña un rol precioso de apoyo a las familias, partiendo de la iniciación cristiana, a través de comunidades acogedoras. Se le pide, hoy más que nunca, tanto en las situaciones complejas como en las ordinarias, que sostenga a los padres en su empeño educativo, acompañando a los niños, muchachos y jóvenes en su crecimiento mediante itinerarios personalizados, que introduzcan el sentido pleno de la vida y susciten decisiones y responsabilidad, vividas a la luz del Evangelio. María, en su ternura, misericordia, sensibilidad materna puede alimentar el hambre de humanidad y vida; por eso la invocan las familias y el pueblo cristiano. La pastoral y una devoción mariana son un punto de partida oportuno para anunciar el Evangelio de la familia” (Lineamenta Nº 61).

Los invito a releer la segunda acentuación pastoral del año 2014.

                3. LA MISIÓN COMO EXPRESIÓN DE LA MISERICORDIA DE DIOS. A dos años del ministerio pastoral del Papa Francisco, todos percibimos dos insistencias y matices que lo caracterizan: la misión y la misericordia. La actitud misionera va estrechamente unida a la identidad del cristiano. Para que el impulso misionero no quede en un simple esfuerzo funcional, la misión tiene como fin poner de manifiesto la misericordia de Dios. Amar de verdad nos lleva al encuentro con el otro para compartir la alegría de creer en Jesucristo. La misericordia alienta a que descubramos y hagamos crecer una vocación de “buen samaritano”. Este amor por el hermano será el vínculo adecuado para compartir con los demás el mensaje de Jesús. El encuentro, la cercanía y la relación cordial se hace camino evangelizador.

“Las escuelas católicas constituyen un ámbito evangelizador privilegiado para el acompañamiento y formación de los jóvenes. El camino de una pastoral educativa tiene que ir vinculando cada vez más la vida escolar con itinerarios de crecimiento en la fe. Las graves dificultades que viven muchos jóvenes en nuestro país nos interpelan para bus el car caminos de mayor compromiso pastoral para acompañar, sanar y en muchos casos liberar de esclavitudes y pobrezas: el flagelo de la droga y el alcohol, la deserción escolar, la precariedad laboral al buscar el primer trabajo, el trabajo esclavo, la prostitución temprana, la falta de contención familiar, la soledad, el aislamiento por tantas horas en las redes digitales, la discriminación, etc. Nuestra opción pastoral por lo jóvenes tiene que intensificar el deseo de que cada ámbito eclesial donde se encuentren sea ‘casa y escuela de comunión’, donde se formen los discípulos misioneros de Cristo al servicio de sus hermanos en el amor y la misericordia”. (CEA. Orientaciones pastorales 2015-2017, n. 43-45)

                En este año de RENOVAR LA MIRADA, es bueno que renovemos este espíritu de discípulos misioneros en toda la comunidad educativa. La Representación Legal, los Directivos y la Coordinación de formación religiosa, tienen la misión pastoral de animar este proceso. Cada colegio, desde su creatividad, deberá gestar los caminos para que la comunidad educativa se reanime espiritualmente, con gestos y acciones que faciliten el encuentro con Jesús. El documento de Aparecida nos recuerda cuáles son los lugares de encuentro con Jesús:  en la Palabra de Dios; en la Sagrada Liturgia, como son los sacramentos, especialmente la Eucaristía y la Reconciliación; en la oración personal y comunitaria; en la misma comunidad; en modo especial en los pobres, afligidos y enfermos.(Cfr. DA 246-257)

                La piedad popular es un espacio de encuentro con Jesucristo. Hemos de apreciar estas realidades que, en muchísimos casos, subyacen en la vida de las familias de los alumnos. Nuestra diócesis de Quilmes ha sido bendecida con muchas expresiones de piedad popular. Nuestros colegios tienen la misión de difundir, alentar y, en lo posible, acompañar esas expresiones. Cada colegio considerará de qué modo puede continuar en ese camino -en los casos que ya lo vienen haciendo- y cómo iniciarlo si aún eso no está presente.

                De esta manera nos prepararemos a vivir el AÑO DE LA MISIÓN, en el 2016, en este trienio pastoral celebratorio de los 40 años de la Diócesis de Quilmes.