MENSAJE DEL DIA DE LA VIDA CONSAGRADA


8 de septiembre de 2015


“Sembradores de fe, testigos de esperanza y enviados del amor del Padre”

 
Hermanas y hermanos:
 
Hoy celebramos el “Día de la Vida Consagrada”. En nuestra Diócesis de Quilmes nos reunimos en la Casa de Retiro de Schoenstatt, en Florencio Varela. Hace dos meses, consagradas y consagrados, celebramos un triduo preparatorio al aniversario de la pascua del Padre Obispo Jorge Novak, iluminados por el lema “Sembradores de fe, testigos de esperanza y enviados del amor del Padre”.
 
Hoy quiero saludarles y agradecerles el don que ustedes son para esta Iglesia particular de Quilmes. De modo particular mi cercanía a las hermanas y hermanos que caminan con muchos años en sus espaldas y que son visitados por la enfermedad. Mi agradecimiento por la ofrenda de sus vidas en el silencio y la soledad junto a la Cruz. Son ustedes los intercesores permanentes por todos los que en los trabajos más visibles de cada día, vamos sirviendo al pueblo de Dios. ¡Dios bendiga sus vidas consagradas! ¡Que la Virgen Madre inunde sus días con su ternura!
 
El pasado 8 de julio, en la Catedral, dije en la homilía: “Más que cualquier otro trabajo bueno, el religioso o religiosa desea evangelizar y transmitir el amor del Señor. El amor exclusivo del Señor es el rasgo más saliente de toda la consagración. Un amor que busca conocer y transmitir sólo al Señor, que quiere esperar y recibirlo todo de Él; que quiere dar a los demás y comunicar, en primer lugar, sólo a Jesucristo. Es la persona del Señor lo que motiva en el fondo toda consagración religiosa. Con los votos de pobreza, castidad y obediencia, se trata de hacer presente al Señor en la vida personal y comunitaria”.
 
Caminando este trienio celebrativo de los 40 años de la Diócesis de Quilmes, reconocemos que las consagradas y consagrados desde sus inicios, junto a su pastor, hicieron una clara opción por los pobres, estando junto a ellos en todo momento. ¡Gracias por ese testimonio!
 
Viene bien hacer presente las palabras del Papa Francisco en la Evangelii Gaudium:“Para la Iglesia la opción por los pobres es una categoría teológica antes que cultural, sociológica, política o filosófica. Dios les otorga «su primera misericordia»… La nueva evangelización es una invitación a reconocer la fuerza salvífica de sus vidas y a ponerlos en el centro del camino de la Iglesia. Estamos llamados a descubrir a Cristo en ellos, a prestarles nuestra voz en sus causas, pero también a ser sus amigos, a escucharlos, a interpretarlos y a recoger la misteriosa sabiduría que Dios quiere comunicarnos a través de ellos.” (EG 198). Sin la opción preferencial por los más pobres, «el anuncio del Evangelio, aun siendo la primera caridad, corre el riesgo de ser incomprendido o de ahogarse en el mar de palabras al que la actual sociedad de la comunicación nos somete cada día» (EG 199).
 
Durante este año 2015 fuimos invitados a “renovar la mirada”, contemplando a Jesús que nos llama una conversión personal y pastoral, acompañados por la tierna mirada de María, modelo de consagración virginal. El próximo domingo 13 peregrinaremos a Luján con el lema: “Vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos”.
 
En el año 2016 celebraremos los 40 años de la Diócesis. Con todo el pueblo de Dios que peregrina en Quilmes, Berazategui y Florencio Varela queremos “renovar la misión”. Por eso, queridas consagradas y consagrados, los invito a ir a las fuentes de sus propios carismas para encontrarse con esa corriente de vida que fluye de la gran fuente de la Gracia, Jesús, “misionero del Padre”. Juntos, cada uno con “el color y el sabor” del carisma de su propia familia religiosa, seguiremos enriqueciendo al pueblo con nuestro amor consagrado totalmente al Señor.
 
¡Feliz día de la Vida Consagrada! Dios bendiga a cada uno.
 
La Inmaculada Concepción, nuestra patrona, Virgen fiel, Causa de nuestra alegría, cuide sus vidas.

 
Fraternalmente

 

+ Carlos José Tissera
Obispo de Quilmes