40 años anunciando la alegría del Evangelio

Hermanas y hermanos:
Les escribo esta carta al inicio de la novena del Espíritu Santo para ser leída en la Solemnidad de Pentecostés, fiesta de la Iglesia de Jesús. Fiesta de esta Iglesia que peregrina en Quilmes hace ya cuarenta años. El 19 de septiembre de 1976 era ordenado su primer pastor, el Padre Obispo Jorge Novak. Su lema episcopal fue “Ven Espíritu Santo”. Por eso, al comenzar esta novena, me pareció oportuno escribirles a todos, recordando el amor profundo del Padre Obispo al Espíritu Santo.

En Pentecostés la Iglesia manifestó su esencia misionera. Nuestra diócesis de Quilmes tiene una impronta misionera que plasmó con su ministerio el Padre Obispo Jorge Novak, enriquecida y fortalecida por tantas hermanas y hermanos que lo acompañaron y sucedieron en su servicio pastoral. En su primer mensaje a la diócesis dijo: “Es nuestra más urgente tarea como comunidad cristiana la evangelización. Por mi parte… pondré mi mejor empeño para que la Diócesis como suma de comunidades vibre como Pablo: '¡pobre de mí si no predicara el Evangelio!'” (1 Co. 9, 16).

pentecostes

La celebración de los 40 años de la Diócesis coincide con el Año Santo de la Misericordia. El estilo misionero cercano, misericordioso y pobre, debe impregnar toda la pastoral. “La primera motivación para evangelizar es el amor de Jesús que ha tocado nuestro corazón, es la experiencia de haber sido salvados por Él que nos mueve a amarlo cada vez más” (EG 264). Estas palabras del Papa Francisco nos mueven a RENOVAR EL ANUNCIO. La visita a cualquiera de los templos jubilares, pasando por esa puerta santa, nos hace experimentar ese amor misericordioso del Padre, revelado en Jesucristo. Si no has podido participar en la peregrinación que ha organizado tu parroquia, puedes juntarte a otras personas y acercarte a cualquiera de esas iglesias que he designado para gustar de la misericordia de las indulgencias.

Con esta carta, hermanas y hermanos, quiero invitarlos a encarnar la IGLESIA EN SALIDA. Todos saben que el pasado 27 de febrero tuve la gracia de estar un buen rato conversando con el Papa Francisco. Fui para que él me confirme en la fe. Hablamos mucho de la misericordia de Dios en nuestras vidas. Le pedí su bendición para todos en estos cuarenta años de vida eclesial. Además de enviarles un cariñoso saludo paternal me instó a vivir la pasión por el anuncio del Evangelio. Estas son sus palabras tomadas de la Exhortación “La alegría del Evangelio”: “El obispo siempre debe fomentar la comunión misionera en su Iglesia diocesana siguiendo el ideal de las primeras comunidades cristianas, donde los creyentes tenían un solo corazón y una sola alma (cf. Hch 4,32). Para eso, a veces estará delante para indicar el camino y cuidar la esperanza del pueblo, otras veces estará simplemente en medio de todos con su cercanía sencilla y misericordiosa, y en ocasiones deberá caminar detrás del pueblo para ayudar a los rezagados y, sobre todo, porque el rebaño mismo tiene su olfato para encontrar nuevos caminos” (EG 31).

Los invito a que juntos, y cada uno, renovemos nuestra misión. El Espíritu Santo te inspirará para sentir lo que Jesús te dice hoy, junto a tu comunidad, tu familia, tus compañeros de camino. “La misión es lo que el amor no puede callar” (Francisco. Mensaje de cuaresma 2015). El fruto inmediato del encuentro personal con Cristo y su amor es la alegría del corazón. La misión consiste en compartir esa alegría. “La alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús. Quienes se dejan salvar por Él son liberados del pecado, de la tristeza, del vacío interior, del aislamiento. Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría” (EG 1).

Es ocasión para que nos renovemos en la misión, en la opción preferencial por los pobres, en la defensa de los derechos humanos y en el trabajo por la unidad de los cristianos, que son los cuatro cauces fundacionales de esta Iglesia diocesana de Quilmes.

Todas las parroquias, de los cinco decanatos, han organizado misiones barriales, algunas con la “Carpa Misionera”. Pero si no te has enterado, o no pudiste participar, nada te impide a que con otras personas u otros grupos, avisando al párroco cercano, organicen juntos una pequeña misión en el barrio, en el lugar de trabajo, en algún lugar de sufrimiento, en las “periferias existenciales” necesitadas de que “se encienda una luz en el nombre de Jesús”. Para eso has recibido el Espíritu Santo, para anunciarlo a Jesús. Les ayudará mucho el librito “Anunciar la Buena Noticia a los pobres”, que hemos editado, y que pueden encontrar en cualquiera de las parroquias de la Diócesis.

También les escribo en este Pentecostés para agradecerles el amor que cada uno pone en este “gastarse y desgastarse” por el Evangelio. Mi reconocimiento y sincera gratitud a los sacerdotes, a los diáconos, a las religiosas y religiosos, a cada uno de los agentes pastorales parroquiales y de establecimientos educacionales. A todos los fieles cristianos. Igualmente a las madres y padres que con cariño forman el corazón cristiano de sus hijos. A las abuelas y abuelos que con su ternura alientan la esperanza de niños y jóvenes. A los militantes de movimientos sociales que mantienen encendida la lámpara de la fraternidad en los barrios y comunidades.

Todos siéntanse invitados a seguir celebrando estos “cuarenta años de amor, cuarenta años de alianza, Iglesia pueblo de Dios, en Quilmes pasión y esperanza”. Qué lindo si se nos graba en la memoria y en el corazón este himno de los 40 años. El verso que dice “con un oído al pueblo y el otro al Evangelio”, reaviva la memoria del martirio del Obispo Enrique Angelelli. El 4 de agosto se cumplen también 40 años.

Hermanas y hermanos: Tendremos ocasión para encontrarnos varias veces en distintas instancias y eventos que se han programado para este año.

• La celebración ecuménica en la Semana de oración por la unidad de los cristianos, el viernes 20 de mayo, en la Catedral. Nos encontraremos en la oración con los hermanos de otras confesiones cristianas.
• La celebración del “Corpus Christi” en la Catedral, uniéndonos a la próxima celebración del Congreso Eucarístico Nacional que se realizará en Tucumán.
• La celebración del 15º aniversario del fallecimiento del Padre Obispo Jorge Novak, el 8 de julio en la Catedral.
• La Peregrinación diocesana al Santuario de Luján, el domingo 11 de septiembre.
• La celebración popular de los 40 años de la Diócesis, el domingo 18 de septiembre en la Catedral.
• La celebración Eucarística por el 40º aniversario de la ordenación episcopal del Padre Obispo Novak e inicio de su ministerio pastoral. Comienzo de la Misión de todos los Obispos de la Región Buenos Aires en nuestra diócesis. El lunes 19 de septiembre en la Catedral.
• La realización del “Quilmes FED” (Festival del Estudiante Diocesano) el 28 de septiembre en el Estadio  de Quilmes.
• La celebración de la Misa de la Esperanza, el sábado 19 de noviembre, clausurando el Año Santo de la Misericordia.

En este peregrinar como pueblo creyente en la Argentina del Bicentenario, Dios nos regala la celebración de dos acontecimientos que encienden en nuestro corazón una renovada esperanza: la beatificación de Mama Antula (el 27 agosto, en Santiago del Estero) y la canonización del Cura Brochero (el 16 de octubre, en Roma).

¡FELIZ PENTECOSTÉS!

¡Dios los bendiga y la Virgen Santa los cuide!

 

+ Carlos José Tissera
Obispo de Quilmes

 

Quilmes, 6 de mayo de 2016