logo obispo ctissera05Queremos acercarles la homilía que pronunció nuestro Padre Obispo Carlos José Tissera, en la celebración por el Día de la Vida Consagrada y por la inauguración de Radio Novak, la radio de la diócesis de Quilmes. En esta celebración, el obispo agradeció el servicio del Pbro. Rafael Mañas sdb, quien fue vicario episcopal para la Vida Consagrada durante varios años, y dio la bienvenida a su sucesor, el Pbro. Daniel Moreno.
Esta misa se llevó adelante en la parroquia Nuestra Señora de Lourdes de Quilmes Oeste, templo que administran y animan los redentoristas.

Quilmes, 8 de septiembre de 2016
 
HOMILÍA DE LA MISA DE LA VIDA CONSAGRADA
INAUGURACIÓN DE FM 91.1 “RADIO NOVAK”
Parroquia Nuestra Señora de Lourdes
 

Queridas consagradas y consagrados; hermanas y hermanos todos:
 
Hoy celebramos el Nacimiento de la Santísima Virgen María. Celebramos la Misericordia de Dios manifestada en la fragilidad de una tierna criatura humana. Es la manifestación del amor fuerte de Dios por la humanidad.
 
A la vez celebramos el Día de la Vida Consagrada, como una prolongación de la celebración del pasado día 2 de febrero, en el que el Papa Francisco juntos a consagradas y consagrados de todo el mundo concluyó solemnemente el Año de la Vida Consagrada.
 
Nos alegramos y damos gracias a Dios por elegir el camino de la encarnación para salvarnos y darnos vida por Jesús.
 
Nos alegramos y damos gracias porque eligió a Maria para ser la Madre de Cristo y nos la ha dado como Madre nuestra.
 
Nos alegramos y damos gracias porque nos ha elegido para ser testigos de ese amor misericordioso.
 
En esta celebración queremos dar gracias a Dios por la presencia del Padre Rafael Mañas, que durante los últimos años acompañó a todos ustedes, al Padre Obispo Luis Stöckler y a mí, como Vicario de la Vida Consagrada.
 
También damos gracias a Dios por la disponibilidad y generosidad del Padre Daniel Moreno, que tengo el gusto de presentarles como nuevo Vicario de la Vida Consagrada. Recemos por él y su nuevo servicio a la Iglesia diocesana.
 
Nos alegramos y damos gracias a Dios, porque en éste día, en el marco de los 40 años de la diócesis, inauguramos y bendecimos la nueva radio del Obispado de Quilmes, FM 91.1 “RADIO NOVAK”. En una fecha significativa. El 8 de septiembre de 1985, llegaba a Buenos Aires el avión presidencial que traía desde Costa Rica al Padre Obispo Jorge Novak, totalmente paralizado, puesto que en ese lugar hizo crisis con sus graves consecuencias la enfermedad virósica llamada síndrome de Guillén Barré. El recuerdo de su vida y ministerio hoy se avivan, y nos pareció apropiado darle su nombre a la radio que funcionará en uno de los edificios que el mismo Padre Obispo levantó: la Casa de la Caridad.
 
Al contemplar la fragilidad de esta pura criatura, concebida sin pecado original, también contemplamos nuestra propia condición, gente de pueblo y con muchas fragilidades, que caminamos en medio de ese pueblo.
 
Un pueblo que se goza por el nacimiento de sus hijos y que en  medio de privaciones, trabaja y lucha para que vivan más dignamente.
 
Quiero expresarles, como pastor, mi profundo y sincero agradecimiento por la vida de ustedes, consagradas a Dios y a su pueblo. Por la presencia en esta diócesis, por sus proyectos y por sus aportes a la vida eclesial. Agradezco, especialmente, a las consagradas mayores y a los consagrados mayores que, desligados de la vida activa, ofrecen a Dios sus oraciones, privaciones y sufrimientos de la enfermedad o de la vejez, Gracias por su generosa entrega.
 
Además de agradecerles, quiero pedir al Señor junto con ustedes, en este Año de la Misericordia, que Él renueve tu vida consagrada, rejuveneciéndote con su gracia, y te dejes abrazar por su Misericordia. Dice el documento de Aparecida: “La Iglesia está llamada a pensar profundamente y relanzar con fidelidad y audacia su misión en las nuevas circunstancias… No puede replegarse frente a quienes sólo ven confusión, peligros y amenazas o de quienes pretenden cubrir la variedad y complejidad de situaciones con una capa de ideologismos gastados o de agresiones irresponsables. Se trata de confirmar, renovar  y revitalizar la novedad del Evangelio arraigada en nuestra historia, desde un encuentro personal y comunitario con Jesucristo, que suscite discípulos y misioneros…(DA 11)
 
La renovación de la pastoral, la renovación de nuestra propia vida consagrada, no dependerá “de grandes programas y estructuras, sino de hombres y mujeres nuevas que encarnen dicha tradición y novedad, como discípulos de Jesucristo y misioneros de su Reino” (DA 11)
 
En nuestra misión evangelizadora Dios nos pide que acompañemos a un pueblo que camina en la fe. Por eso el Señor nos regala rostros, historias y búsquedas… Es bueno pensar que las personas que Dios pone en nuestro camino no son como vasijas de barro que debemos llenar con conceptos y personas que debemos conquistar para nuestro bando. El Señor ya habita en ellos, en sus corazones, ya que siempre el Señor “nos primerea”.
 
Nuestra tarea es simplemente (y nada menos!) ayudar a develar, explicitar la Presencia de Aquel que ya está tiene el poder de hacer plena toda vida.
 
Qué hermosa misión la del consagrado o de la consagrada. Con su testimonio de vida, de un discípulo misionero, de un bautizado, ayudar a que los demás descubran a Dios en sus corazones. Descubran que son hijos de Dios, y por tanto, Dios es nuestro Padre.
 
Como tantas veces hemos escuchado, nuestro pueblo necesita más de testigos que de maestros.
 
Es esencial a nuestra misión que nos sintamos parte de este pueblo. Gracias al Bautismo nos reconocemos familia y nos descubrimos hermanados en Jesús y sanados de toda herida de orfandad.
 
Somos parte de este pueblo que peregrina en Berazategui, Florencio Varela y Quilmes, formando parte de la Diócesis de Quilmes, que este mes cumple cuarenta año. “Cuarenta años de amor, cuarenta años de alianza..” dice el himno. La vida religiosa, la vida consagrada debe testimoniar esa alianza de Dios con su pueblo peregrino en Quilmes.
 
Este es un pueblo que tiene fe. Se palpa al caminar. Numerosas capillas y ermitas, santuarios y parroquias. Una fe que se hace obras de misericordia en merenderos, hogares de niños, adolescentes y jóvenes, refugios y lugares de contención, casas de retiro y comedores.
 
Caminamos junto a un pueblo amenazado como nunca por una cultura cada vez más pagana, que nos quiere vender un dios cada vez más “chirle”, siempre a nuestra mano para ser usado como un instrumento más del consumismo que no agobia.
 
Somos parte de un pueblo que te necesita, que nos necesita más que nunca para que la fe sea transmitida y continúe provocando encuentro y fiesta.
 
No nos cansemos de sembrar. Como es frágil la semilla, que al caer a tierra muere y luego da fruto, no tengamos miedo a experimentar el fracaso, la fragilidad, la limitación, la incomprensión, y hasta la persecución. En esa fragilidad está Dios. El nos abraza con su amor misericordioso.
 
Es preciosa nuestra vocación, nuestro llamado a ser crisma y caricia del que sufre. No tengas miedo de cuidar la fragilidad del hermano desde tu propia fragilidad: tu dolor, tu cansancio, tus quiebres; Dios los transforma en riqueza, ungüento y sacramento.
 
Estamos reunidos celebrando la Eucaristía. Hay aquí una fragilidad, la eucarística, que esconde el secreto del compartir. Hay una fragmentación que permite, en el tierno gesto de darse, alimentar, unificar,  dar sentido a la vida.
 
El pasado 27 de agosto, fue beatificada Mama Antula. Un modelo de mujer de Dios, esposa de Cristo. Una laica consagrada a Dios. Valiente evangelizadora. Enamorada de Dios y de su pueblo. Ante la adversidad de la expulsión de los jesuitas, no se quedó en lamentaciones. Enfrentando todo prejuicio y toda comodidad, entregó su existencia toda a llevar a Jesús al corazón del pueblo, predicando los Ejercicios Espirituales a todos, sin excepción, creando una comunidad fraternal y servicial.
 
La contemplación de la Virgen Niña nos ayude a mirar con amor nuestra pequeñez, y despierte en nosotros la alegría del amor de Dios. Que Mama Antula, la peregrina de los pies descalzos, nos acompañe en nuestro camino de discípulos misioneros de Jesús.
 
A pocos días del 40º aniversario de la Diócesis y de la consagración episcopal del Padre Obispo Jorge Novak, demos gracias a Dios por su testimonio de vida consagrada a Dios y a su pueblo.

+ Carlos José Tissera
Obispo de Quilmes