FranciscanosMenoresConventualesMensaje del Obispo de Quilmes, Carlos José Tissera, con la noticia de la llegada a la Diócesis de la Orden Franciscana de Frailes Menores Conventuales. 

 

 

“Les traigo una buena noticia,
una gran alegría para todo el pueblo”
(Lc. 2, 10)


Hermanas y hermanos:

El pesebre de Belén es el centro de las celebraciones de este tiempo de Navidad. “Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría” (EG 1). Este año 2020 ha sido una larga travesía, todos juntos en la misma barca, con el Señor en medio nuestro invitándonos a no tener miedo. A tantos embates del mal, hubo respuestas plenas de amor, en ocasiones hasta el heroísmo. Allí estuvo Dios; porque donde hay amor, ahí está Dios. Nunca nos abandona.

En esta Fiesta de la Sagrada Familia, junto al Padre Obispo Maxi, quiero compartirles una gran alegría. Anunciarles el nacimiento de algo nuevo entre nosotros, un regalo de Dios: en los primeros días de febrero del 2021, la Orden Franciscana de Frailes Menores Conventuales abrirá una Comunidad en nuestra Diócesis de Quilmes.

El pueblo de Dios siempre ruega con insistencia al dueño de los sembrados para que envíe nuevos operarios para la mies, porque la cosecha es abundante y los trabajadores son pocos (Cfr. Lc. 10, 2) El Señor no se deja vencer en generosidad. Este año tuvimos la dicha de dar inicio a la presencia de los Padres Jesuitas, quienes abrieron la Comunidad “Beatos Mártires Riojanos”, en San Francisco Solano, sirviendo en las Parroquias de Nuestra Señora de las Lágrimas y de Nuestra Señora de Luján.

La llegada de la Orden Franciscana a la Diócesis es una gracia relacionada con la Beatificación de Mons. Angelelli y sus compañeros mártires. En ese momento, manifestamos nuestro deseo de una presencia de los franciscanos conventuales a Fray Javier Fontana, nacido en Berazategui y a quien ordené sacerdote en la Parroquia Sagrada Familia. Pusimos todo en oración. Coincidentemente, la Orden también concebía un Proyecto que priorizó la pastoral juvenil y vocacional, con el objetivo de vivir la “osadía de ser hermanos menores”. Para ello buscaban insertarse en algún medio popular del conurbano bonaerense. Luego de discernirlo en el Consejo de la Orden, la semana pasada Fray Javier Fontana, ahora Padre Provincial, me comunica la definitiva decisión de iniciar una Comunidad en la Diócesis, en uno de los lugares que previamente nosotros le habíamos propuesto: en la jurisdicción de la Parroquia Nuestra Señora del Puente, en Berazategui.

Días atrás, la Hna. Renza Bono de las Hermanas de San José de Cuneo, a quién conocemos por su prestigio y trayectoria en la diócesis y su servicio infatigable a los más necesitados, nos comunicó que, en un camino de reorganización de la Asociación “Una Mano que Ayuda” (UMA), dejarían disponible el edificio de la sede residencia del Hogar Madre Teresa de Calcuta para adolescentes mujeres en la calle 126 y 18 de Berazategui, ubicada frente a la Parroquia de Ntra. Sra. del Puente. Agradecemos a la Hna. Renza y a la familia Josefina tanto trabajo y testimonio en esas realidades y seguimos rezando por la generosa y abnegada misión de UMA en la zona. De este modo, a mediados de Enero de 2021, ese lugar se convertirá en casa de la Comunidad de los Franciscanos Conventuales.

La nueva presencia religiosa funcionará como Casa Filial del Convento Nuestra Señora de las Gracias, de Ciudad de Buenos Aires. La Comunidad se llamará: “Beato Monseñor Angelelli y compañeros mártires”. Los primeros integrantes serán: Fray Domingo Alberto Rehin, Fray Maximiliano Darío González y Fray Javier Fontana (P. Provincial).

Los frailes estarán a disposición del P. Martín Pedraglio para ayudarle en el servicio pastoral de las Parroquias Nuestra Señora del Puente y San Francisco de Asís. Más adelante, comunicaremos la fecha de inicio de esta presencia franciscana, que será en la primera quincena de Febrero de 2021.

San Francisco de Asís ha estado muy cercano a mi corazón pastoral, y más intensamente cuando fui designado obispo de la Diócesis de San Francisco. El pasado 6 de febrero, tuve la gracia de celebrar mis quince años de episcopado, en el altar privilegiado de la Tumba de San Francisco, en Asís, concelebrando con el P. Gustavo Módica y el P. Lucas Smiriglia. Ahora veo con fe, que esta nueva presencia franciscana es una caricia de San Francisco a nuestra Diócesis de Quilmes.

Agradecemos a la Orden Franciscana de Frailes Menores Conventuales por habernos tenido en cuenta y haber decidido unirse a nuestro camino pastoral, ahora en marcha a nuestro Tercer Sínodo Diocesano. Desde ya les damos la bienvenida entre nosotros.

Invito a ustedes, hermanas y hermanos de la Diócesis, a poner nuestros corazones a los pies del pesebre para dar gracias, alabando a Dios por tanta bondad, porque “Él se acuerda eternamente de su Alianza” (Sal. 105, 8) como recita el salmo responsorial de esta Fiesta de la Sagrada Familia.

Promediando el año, les decimos a todos: ¡GRACIAS! Y les deseamos: ¡Feliz Año Nuevo!

Fraternalmente.


+ Carlos José Tissera
Obispo de Quilmes

Quilmes, 27 de diciembre de 2020