Este 20 de julio, día en que celebramos la amistad, compartimos el saludo de los obispos de Quilmes. 

SALUDO EN EL DÍA DEL AMIGO

“Un amigo… es uno mismo, con otro cuero”, solía recordar Don Atahualpa Yupanqui como dicho por un amigo suyo. Sencillas palabras que expresan una experiencia única.

En tiempos de pandemia se nos agranda en el alma la presencia de una amiga, de un amigo, al extrañar los encuentros y las charlas, mate de por medio, un café o un vaso de vino en la mesa compartida. ¡Ya vendrán tiempos mejores! La ausencia o la distancia aumentaron la nostalgia, pero nos empujaron a la profundidad del alma para aferrarnos al amor vivido… ¡Esa misteriosa realidad del amor genuino!

Será hoy un “día del amigo” singular, sin grandes reuniones y festejos grupales, pero la pandemia no será impedimento para traer al corazón tantos nombres que, al pronunciarlos, despertarán la alegría de vivir.

Muchos, en el transcurso de este largo año y medio, han sufrido el desgarro de la partida de una amiga, de un amigo… Seguramente, un torbellino de sentimientos se agolpa en el corazón como le pasó a Jesús en Betania, llorando la muerte de su amigo Lázaro. Pero el tiempo, la reflexión serena, la oración creyente, hacen nacer en el alma lo más puro: la vida compartida en amor sincero que la misma muerte no puede destruir. Misterio de nuestra humanidad, amasijo de barro y de soplo vital.

En este día damos gracias a Dios por las amigas y los amigos que nos regaló. La amistad es un don; una de las formas más nobles del amor.

Compartimos con ustedes las palabras de un hombre de Dios, que a los jóvenes de hace varias décadas atrás nos hablaba bellamente de la amistad, y que lo sentíamos un amigo de los jóvenes: el cardenal Eduardo Pironio. “Yo creo que la amistad pertenece a las almas nobles y sencillas. Se expresa, por momentos, en un gesto, un abrazo, una palabra. A la amistad uno la siente adentro; es como la sangre que circula por las venas sin que la veamos, pero que nos alimenta. Para intuir y gozar una amistad verdadera uno va con las manos vacías y el corazón abierto”.

En este día, qué lindo es recibir una llamada, un audio o video-llamada, una visita de las amigas, de los amigos, como así también hacer lo propio nosotros con quienes están cerca o no, aprovechando el beneficio de la tecnología que nos da la posibilidad del encuentro virtual.

Pero, sin dudas, qué precioso es sentir en el corazón la voz de Jesús: “Yo los llamo amigos” (Jn. 15, 13-15) ¡Nos “primereó” a todos! Por eso le decimos también: AMIGO, “vos lo sabés todo; vos sabés que te quiero” (Jn. 21, 17)

Unidos en fraterna amistad compartimos estos sentimientos con ustedes.

¡FELIZ DÍA DEL AMIGO! Dios les bendiga

+ Carlos José Tissera
Obispo de Quilmes

+ Marcelo Julián (Maxi) Margni
Obispo Auxiliar de Quilmes
 
Quilmes, 20 de julio de 2021.