Entradas

La imagen de la Virgen de Luján que inició la peregrinación por la Familia Grande de los Hogares de Cristo el pasado el 07 de agosto y que la finalizará en febrero 2023, en el marco de los 15 años del Hogar de Cristo y los 10 años del pontificado de Francisco, los próximos días de septiembre visitará la Diócesis de Quilmes:

Jueves 15: 
Hogar Novak 
(Villa Itatí, Don Bosco)

Viernes 16: 
Hogar Nuestra Señora de Luján 
(San Francisco Solano)

Sábado 17: 
Hogar Saber que se puede
(Berazategui)

Domingo 18:
Hogar Jorge Novak, Amigo de los pobres
(Zeballos, Florencio Varela)

Carpa Misionerapara el II Encuentro de Mesa diocesana de Consumo Problemático
(879, 808 del Barrio Km 13, Quilmes Oeste)

La consigna de la peregrinación, que tiene el objetivo unir los centros barriales con la presencia de la Virgen de Luján  es «Ni un pibe menos por la droga». Es una iniciativa de la Familia Grande de los Hogares de Cristo y de Cáritas Argentina.

El próximo domingo 28 de agosto se llevará a cabo el Encuentro de la Infancia y Adolescencia Misionera de la Diócesis de Quilmes entre las 9.30 y las 17.00 h en la Parroquia San Francisco Solano (Calle 844, Nro 2155, San Francisco Solano).

El lema que animará el encuentro será «Para que sean mis testigos». Y la misa, que presidirá el Padre Obispo Carlos José Tissera, se celebrará a las 16.00 h.

El próximo sábado 27 de agosto se realizará la misa de envío misionero del Presbítero José Antonio Zurita , junto con otros misioneros, que participará de la misión en Yahuarcocha, Diócesis de Ibarra, Ecuador, durante dos meses.

La Misa la presidirá el Padre Obispo Juan Carlos Romanín sdb, emérito de Río Gallegos, a las 11.00 de la mañana en la Capilla Santa Elena del Parque Pereyra Iraola.

El Padre José Antonio forma parte del grupo de misioneros del «Negrito Manuel» de la Basílica de Luján, que recorren los lguares más humildes dentro y fuera del país, acompañan a los pueblos de desde su religiosidad popular y dififunden la devoción Negrito Manuel, esclavo de la Virgen de Luján, para su pronta beatificación.

«La misión me llena el corazón… me alimenta la fe, me ayuda a seguir en el camino del sacerdocio y alimentarlo», comparte el Padre José Antonio.

Rezamos por él y por todas las personas que participarán de esta experiencia misionera para compartir la vida y la fe.